Perspectiva

La perspectiva es una fortaleza muy desarrollada en el conjunto de la Sabiduría.

Perspectiva

Perspectiva, Seligman la considera las más elevada, las más cercana a la sabiduría.

Según dice, “Ocurre cuando algunas personas acceden a una para aprovecharse de su experiencia, con el fin de conseguir que les ayude a reparar problemas y conseguir tener perspectiva para ellas mismas. Las personas con perspectiva, disfrutan de una mirada del mundo que posee significancia para otros y para ellas mismas.”

A mí, esto de perspectiva, me hace pensar en mirar las cosas desde mucha altura, desde un edificio alto o un rascacielos incluso.

Cuando aprendes a dibujar, te dan “técnicas de perspectiva” y, si buscas imágenes en Google que contengan esa palabra, verás un montón de líneas confluyendo en el horizonte.

Sobre dos dimensiones, perspectiva es la habilidad de hacer creer al ojo que hay una tercera dimensión, la profundidad.

Cuando alguien puede poner las cosas en perspectiva significa que ya no está cegada por la situación, que ya no está emocionalmente involucrada y secuestrada por lo que sucede, que ya ha pasado algo de tiempo, o que dispone de cualquier otra cosa que le haya aportado más información, es decir, que ya puede mirar más allá de sus propias narices.

A veces, es la presencia de otra persona quien da “una perspectiva diferente”, es decir, una mirada distinta a la propia.

En este caso, perspectiva sería equivalente a forma de ver las cosas, pero estaríamos empleando la palabra sin referirnos a la fortaleza de carácter de la que habla Seligman.

Quiero decir que una persona nos puede dar un punto de vista distinto al nuestro, porque es persona distinta a nosotras, eso no significa que esa persona tenga “perspectiva”, solo significa que está en un lugar diferente al que ocupamos en ese momento.

Uniendo todas estas ideas de perspectiva (persona con distinto punto de vista, mayor cantidad de información, sabiduría, capacidad de encontrar caminos para comprender el mundo, dimensión de profundidad) he recordado un ejercicio de PNL muy interesante.

Hay algunas variantes del mismo, explico una muy concreta: se necesitan tres personas. Los tres personajes sois tú, tu punto de vista contrario y un observador cuasi-divino (es decir, ve ambos puntos de vista y los da a ambos por válidos, sin juzgar a ninguno de ellos).

Ejercicio Práctico

El ejercicio consiste en que puedas vivir y experimentar, tres posturas:

  • tu punto de vista,
  • el punto de vista contrario (que te mira solo a ti, te siente solo a ti, y va en tu contra intentando defenderse para seguir existiendo), y
  • el punto de vista “meta”, es decir, el que puede ver a ambos (a ti frente a tu contrario y a tu contraria frente a ti).

Pídele, a dos amigas que interpreten los papeles de contrario y de “observadora divina”. Luego pídeles que te digan lo que sintieron y vieron.

Después intercambiad papeles, de forma que tu amiga te interprete a ti y tú a tu contraria.

Luego hablad de nuevo. Por último, intercambia papeles con la observadora divina y sé tú quien observas.

¿Has adquirido más perspectiva del asunto en cuestión? ¿De ti misma? ¿Cómo te has sentido mirándote, siendo mirada?

Con la práctica, puedes hacer el ejercicio tú sola, cambiándote de silla e imaginando la situación. Aunque corres el riesgo de no poder desapegarte emocionalmente de tu punto de vista, sigue siendo bastante revelador.

¿Te gustó? ¿Quieres complicar las cosas? Mírate a tí siendo tú, mírate a tí siendo tu contrario, mira al observador observando a los observadores, mira al observador observando a los contrarios…

Pensamos que también te puede interesar, no te contagies emocionalmente

Vídeo conflictos. No pierdas la perspectiva

Vídeo conflictos, del canal:

Somos Psicología y Formación