RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Proceso de solución de problemas

 

Planificar y analizar

• ¿Qué me preocupa específicamente de este conflicto?
• ¿Quién esta implicado?
• ¿Cómo me afecta esto?, ¿Por qué es importante para mí?
• ¿Qué necesito comprender sobre este conflicto?
• ¿Qué obstáculos para el diálogo percibo?, ¿Qué puedo hacer para superarlos?
• ¿Qué suposiciones o prejuicios tengo sobre la otra persona?
• ¿Qué haría mejorar la situación para mí?

Establecer el tono positivo

• Muestra intenciones positivas (ej. «Quiero que esta relación continúe», «esto es importante para mí», «realmente quiero comprender esto»)
• Reconoce y valida a la otra persona (ej. «Puedo ver que estás tan preocupado como yo», «aprecio tu buena voluntad para hablar sobre esto», «gracias por tomarte esto seriamente”

Discutir y definir el problema

• Cada persona expone por turnos sus asuntos y sentimientos, empleando técnicas de comunicación efectiva (como mensajes-yo) y un lenguaje descriptivo no valorativo.

Cada persona utiliza la escucha activa par responder a las preocupaciones del hablante
• Identificar los obstáculos, intereses y necesidades
• Si es necesario, discutir presunciones, prejuicios y valoraciones
• Resumir la nueva comprensión de la situación.

Apretón de manos.

 

Generar ideas de soluciones

• Hacer una lista de ideas sin juzgarlas
• Pensar en acciones concretas que pueden llevarse a cabo.

 

Evaluar las Soluciones

• Determinar las ventajas y desventajas para cada curso de acción y
hacer «agente de la realidad».

 

Decidir un curso de acción

• Elegir soluciones que son satisfactorias para todas las partes.
• Asegurarse de que la/s solución/es es/son específica/s y equilibrada/s.
• Acordar una fecha para hacer un seguimiento del funcionamiento de la solución.

 

Psicóloga Claudia Alberto.