Trastorno de Ansiedad

¬ęHay una vida mejor… Sin Ansiedad.¬Ľ

Crisis de Ansiedad

Indicadores de una crisis: sensaci√≥n de ahogo, palpitaciones, mareos, sudoraci√≥n, miedo a morir, opresi√≥n en el pecho, angustia…

‚ÄúQuiz√°s dentro de la verdadera libertad, que el hombre ha logrado conquistando el miedo, reside nuestra condici√≥n existencial‚ÄĚ

En la actualidad muchas personas sufren esta dolencia sin saber exactamente qu√© les sucede. Padecen d√≠a tras d√≠a, sin poder definir qu√© les est√° pasando, ni por qu√©; muchas veces ante la incomprensi√≥n de familiares, y amigos. Cuando deciden consultar al m√©dico, por fin √©ste puede decirles: ‚ÄúUsted padece un trastorno de ansiedad‚ÄĚ, lo deriva a la consulta de un psic√≥logo online y/o psiquiatra, y estar√° orientado correctamente para su abordaje terap√©utico.

El problema es que muchas personas ni siquiera recurren a su médico, ni a psicólogos online, llegando a deteriorarse su vida familiar, social y laboral a causa de su trastorno de ansiedad; generalmente adoptando conductas contraproducentes para soportar el malestar, como la auto-medicación, comer o beber en exceso, fumar, aislamiento social, etc. que dan la sensación de alivio en el momento pero que pueden potenciar y cronificar el estado de ansiedad, además de los trastornos propios asociados a estos comportamientos disfuncionales.

El objetivo de este artículo es tratar de despejar y aclarar, brevemente, qué es la ansiedad, cuáles son realmente sus síntomas, su posible tratamiento y evolución.

El trastorno de ansiedad se puede definir como la sensación constante de preocupación (preocupación excesiva, innecesaria, a menudo irracional) y falta de control de las emociones y pensamientos sobre un hecho o situación ya vividos o venideros, o en forma generalizada (preocupación excesiva por todo), que se prolonga en el tiempo (más de seis meses).

Generalmente acompa√Īado de s√≠ntomas fisiol√≥gicos que provocan dificultades en el desarrollo de las actividades de la vida cotidiana.
La sensación subjetiva es difusa, difícil de explicar para la persona. Esto, sumado a la falta de control sobre si mismo, le otorga su peculiar cualidad desagradable e intolerable.

Cara como en movimiento

El trastorno de ansiedad es identificable a través de tres o más de los siguientes síntomas:

– Inquietud permanente y/o, temores injustificados y/o preocupaciones exageradas.

РTensión muscular, sensación de no poder relajarse.

– Irritabilidad o nerviosismo, cambios de humor.

РProblemas para concentrarse en un trabajo o tarea, ya que es imposible apartar la preocupación.

– Problemas para dormir, despertares nocturnos, sue√Īo no reparador. El estado de tensi√≥n que genera la ansiedad, no permite al cuerpo relajarse lo necesario como para dormir; incluso cuando se logra conciliar el sue√Īo, la tensi√≥n contin√ļa por eso la persona se despierta, o si logra dormir toda la noche se levanta como si no lo hubiese hecho, cansada.

 

РPuede presentarse también, algunas de estas molestias físicas: sensación de ahogo, sudoración, palpitaciones, mareos, dolores de cabeza, problemas digestivos, temblores, porque los problemas emocionales pueden somatizarse. Este es un proceso por el cual conflictos psicológicos internos son expresados como síntomas físicos que no tienen un causa física identificable. Si no se acepta que se tiene una dificultad emocional, si se niega, se reprime, ésta no se soluciona por si misma y se manifestará de alguna manera a través del cuerpo.
Si se presenta el estado de ansiedad se requiere tratamiento psicol√≥gico y, seg√ļn el nivel de ansiedad se necesitar√° medicaci√≥n como ansiol√≠ticos o antidepresivos con efecto ansiol√≠tico, que prescribir√° el psiquiatra.

Se aconseja recurrir al profesional lo antes posible para que el cuadro no se agrave y evitar sufrimiento, tanto emocional como físico. Ya que es un problema que tiene solución si se aborda en forma y tiempo adecuados.

Chica cubre sus ojos con las manos

Los psic√≥logos aplicar√°n una estrategia terap√©utica enfocada en uno o m√°s de los siguientes aspectos, seg√ļn cada caso:

-Identificación y análisis del factor desencadenante o causa del estado de ansiedad.

-Aprendizaje de técnicas de relajación y técnicas de autocontrol de las emociones.

-Reorientaci√≥n de los pensamientos distorsionados (generadores de ansiedad) hacia un pensamiento positivo a trav√©s de un proceso denominado ‚Äúprueba de realidad‚ÄĚ y otros.

-Valoración y trabajo sobre la autoestima. Una de las consecuencias de la baja autoestima es la inseguridad, y la inseguridad genera ansiedad; por ello es muy importante, analizar el nivel de autoestima de la persona y aplicar técnicas terapéuticas a tal fin, con la guía del psicólogo.

-Producción de cambio de actitud favorable hacia la conducta asertiva opuesta a la pasiva o agresiva. Utilización de la comunicación asertiva (positiva, productiva) en las relaciones interpersonales.

-Técnicas de resolución de problemas. Entrenamiento en habilidades sociales (inteligencia emocional).
El plazo de recuperación o superación de la ansiedad varía, dependiendo de distintos factores: el nivel o grado de ansiedad alcanzado, el motivo causante, la capacidad del paciente para el aprendizaje y aplicación de las técnicas psicológicas, entorno familiar y social , etc. Para concluir, es importante dejar claro que el trastorno de ansiedad es posible superarlo, con apoyo profesional y, muchas veces, en menos tiempo del que se presupone.

 

Psicóloga Claudia Alberto Fermanelli