Violencia de género

Existen algunos clich√©s que amplian las dificultades de la violencia de g√©nero. Los que, la incriminan: ‚ÄĚte lo has buscado‚ÄĚ, ‚Äúalguna cosa hiciste‚ÄĚ ‚Äúes por tu mal genio‚ÄĚ; la corresponsabilizan: ‚ÄúTe encanta que te golpeen‚ÄĚ, ‚ÄúEs masoquista‚ÄĚ, ‚ÄúNo se va, por algo ser√°‚ÄĚ; normalizan los malos tratos: ‚Äúpor un golpecillo de nada‚ÄĚ, ‚ÄúLos hombres ya se sabe‚ÄĚ, ‚ÄúTe pego porque te amo‚ÄĚ; obstaculizan su separaci√≥n: ‚ÄúLos hijos deben tener un padre‚ÄĚ, ‚ÄúT√ļ sola, no podr√°s salir adelante.‚ÄĚ.

La mujer golpeada no disfruta de que la maltraten, no le gusta sufrir, aunque puede estar enamorada del hombre que le pega, por el tiempo de convivencia o sencillamente porque le gusta físicamente. Es posible que sienta que merece ser golpeada, incluso puede pensar que la culpa es de ella, a causa de la poca auto-estima que acarrea recibir  maltrato continuamente durante un largo período de tiempo.

Le es imposible cortar con las situaciones violentas, se siente sumergida en la violencia, sin poder defenderse, con tanta congoja, temor y desasosiego que no le es posible acabar con esto, es m√°s a menudo se convierte en un ser humano tan condescendiente con la brutalidad que soporta callada, resignada y confiando en que la persona que la maltrata cambiar√°.

Mujer Zarandeada

Como vemos es tan complejo este problema, tanto desde lo social-cultural como desde lo psicológico emocional, que es necesaria la intervención de diferentes profesionales para darle un abordaje completo y eficaz. Entre ellos se encuentra el psicólogo o los psicólogos online cuyo aporte, para que la mujer maltratada pueda salir de este círculo de violencia psíquica y física, es fundamental.

 

Psicóloga Claudia Alberto.