Anorexia y Bulimia

La anorexia y la bulimia nerviosas son enfermedades de car√°cter psicol√≥gico que se presentan como trastornos de la conducta alimentaria. Las personas que la padecen, manifiestan que no se encuentran satisfechas con su cuerpo y se sienten excedidas en peso y talla, aunque en realidad no sea as√≠. Las causas que la provocan son m√ļltiples: individuales, familiares y socioculturales.

Se consideran dos caras de la misma moneda, aunque cada una tiene sus caracter√≠sticas espec√≠ficas, y la llega a ser m√°s peligrosa, ya que el excesivo deterioro f√≠sico puede provocar una disfunci√≥n renal o problemas cardio-vasculares que desembocan en la muerte. La anorexia se desarrolla con m√°s frecuencia en mujeres, adolescentes entre 14 y 17 a√Īos. Actualmente, hay un 10 % de hombres que la padecen. La bulimia aparece en mujeres mayores a las que tienen anorexia, alrededor de los 17 a√Īos. Como no se aprecia un adelgazamiento excesivo como en la anorexia, suele pasar desapercibida. Generalmente, tienen un peso normal, aunque existen algunos casos de mujeres algo obesas. La persona bul√≠mica, por miedo a engordar, realiza ayunos que no soporta y le llevan a volver a comer con voracidad para, luego del atrac√≥n, provocarse v√≥mitos.
Hay una negación de la enfermedad, y cuando las adolescentes se dan cuenta que sus familiares detectan sus cambios de conductas y humor, esconden sus síntomas.

Buscan excusas para no comer en casa o dentro del horario de la familia; esconden restos de comida que dicen haber ingerido; usan ropa holgada para que no se aprecie su cuerpo; est√°n irritables y evitan agresivamente el tema; o se a√≠slan y no hablan demasiado. Los sentimientos que prevalecen, tanto en al anorexia como en la bulimia, son negativos, por lo que su vida cotidiana les resulta dif√≠cil de sobrellevar. Muestran se√Īales de tristeza, especialmente reflejada en su mirada. Llanto recurrente y una vida a oscuras.

Chica pensativa comiento tarro de helado

Aspectos cognitivos en la anorexia y la bulimia :

En ambas enfermedades se presentan aspectos cognitivos inadecuados y persistentes con respecto a la comida, como son:

– Pensamiento dicot√≥mico: del tipo ‚Äútodo o nada‚ÄĚ; ‚Äúo peso lo que quiero o soy gorda.‚ÄĚ

– Generalizaciones excesivas: ‚ÄúNunca tengo hambre.‚ÄĚ ‚ÄúSi como un poco, luego no podr√© parar.‚ÄĚ

– Magnificaci√≥n de lo negativo: ‚ÄúNo adelgazar√© nunca.‚ÄĚ

– Ideas auto-referenciales: ‚ÄúTodo el mundo me mira.‚ÄĚ

También se dan:

РComparaciones injustas, con otras personas de su entorno habitual ante la que se sienten inferior. Los sentimientos de envidia e insatisfacción aumentan debido a ellas.

РEl ideal irreal, los sentimientos de fealdad e inferioridad aparecen al mirar hacia un modelo social impuesto por la cultura y la sociedad, fundamentalmente a través de los medios masivos de comunicación.

– Detallismo, observa constantemente una parte de su cuerpo a la que considera la m√°s desfavorecida y se obsesiona con ella.

Psicóloga Claudia Alberto.

Chica preparada para vomitar en el wc
Chica muy delgada, se ve obesa en el espejo

Signos de alarma.

En cuanto a la anorexia, los indicadores a tener en cuenta son:

1) La persona come poco, siguiendo una dieta; tiene un control excesivo sobre las calor√≠as que consume; come menos veces de lo habitual en un d√≠a; corta la comida en peque√Īos trozos y juega con ella en el plato. Esconde comida.

2) Miedo a engordar, aunque este por debajo de su peso.

3) Obsesión por estar delgada. Se considera anorexia cuando hay una baja de peso de al menos un 15 % del peso normal para su edad y talla.

4) Irritabilidad, mal humor. Tristeza. Ansiedad.

5) Amenorrea (pérdida de la menstruación).

6) Uso de ropa de tallas m√°s grandes.

7) Preocupación constante por su figura.

8) Ejercicio excesivo para mantenerse delgada y
9) Baja auto-estima.

Las se√Īales de alarma en la bulimia son:

1) La sobre-ingesta reiterada. Comer en un corto lapso de tiempo, r√°pidamente, una cantidad de comida considerada exorbitante para el mismo. Y sentimiento de falta de control sobre la misma (no se puede parar de comer)

2) Vómitos auto-provocados recurrentemente, uso excesivo de laxantes o diuréticos. Ayuno y ejercicio abusivo para compensar la sobre-ingesta.

3) Auto-estima dependiente de cómo percibe su figura.

4) Conservan su peso a pesar de someterse a dietas.

5) Depresión. 

Factores de riesgo Los siguientes factores inciden en la aparición de estas patologías:

 

– Factores individuales:

Crisis en la etapa adolescente, cuando se ven obligadas a hacerse ¬ęadultas¬Ľ r√°pidamente debido, por un lado, al ritmo de trabajo de los padres que nunca est√°n en casa y, por otro lado, a la excesiva confianza y responsabilidad que los progenitores depositan en ellas. Rasgos de personalidad l√°bil, e inseguridad. Baja auto-estima. Baja tolerancia al estr√©s. Auto-exigencia desmesurada. H√°bitos de comidas incorrectos: es frecuente encontrar adolescentes que comen solas, viendo la televisi√≥n, eligiendo la comida que m√°s les apetece y sin ajustarse a un horario preciso.

– Factores socio-culturales:

Presión social en la valoración de los éxitos por estar delgado, y estigmatización por la obesidad.

-Factores familiares:

Familias con trastornos afectivos, adictivos y alimentarios. Ausencia paterna o familia muy exigentes. Familia sobreprotectora. La falta de comunicación con los padres, que no conocen qué hacen sus hijos y desconocen sus preocupaciones y conflictos.

Factores desencadenantes

– Situaciones estresantes: situaciones de duelo por la muerte de alg√ļn ser querido, familiar o amistad; separaci√≥n de los padres; nacimiento de un hermano; ruptura con la pareja; cambio de residencia, cambio de colegio. Primeros contactos sexuales. – Acontecimientos espec√≠ficos de su entorno social : vinculados a la tem√°tica de la imagen del cuerpo y la delgadez (incorporaci√≥n del bombardeo de los medios de comunicaci√≥n sobre dietas y adelgazamiento; identificaci√≥n con alg√ļn modelo social vinculado puramente a la imagen corporal; influencia de opiniones de amigos).

Dec√°logo de consejos

 

En cualquier caso, si se detecta alg√ļn s√≠ntomas de anorexia o bulimia es necesario:

1. Re-establecer la comunicación familiar, y muy especialmente con la adolescente que sufre el trastorno alimentario. Saber escucharla.

2. Tratar de entender y asumir el problema que esta atravesando la adolescente, para evitar las discusiones violentas.

3. Acompa√Īar a la persona anor√©xica en las comidas (no dejarla comer sola) para supervisar, pero no presionar para que coma.

4. Ayudarla a comprender y aceptar su cuerpo y los cambios que está experimentando a raíz de la adolescencia. Es en este período cuando el atractivo físico cobra más relevancia y suele estar más ligado al éxito y, a la vez, se experimentan los cambios físicos más importantes.

5. Brindarle apoyo emocional, afectivo constante.

6. Estar atentos a los comentarios tanto de la familia, amigos como de los medios de comunicación sobre dietas y delgadez. Y debatir en familia el tema. 7. El apoyo del resto de la familia, amigos, novio es fundamental.

8. Buscar asesoramiento profesional especializado para determinar la intervención terapeutica necesaria y adecuada.

9. Si acepta tratamiento: saber que el mismo es largo y difícil, y que la familia debe colaborar activamente en el mismo, y generalmente, someterse a terapia familiar. El equipo profesional que trata este tipo de trastornos es multidisciplinario, integrado por médico generalista, nutricionista, psicologo y psiquiatra.

10. Si no acepta el tratamiento: saber que es obligación tanto moral como legal velar por el bienestar de los hijos; por lo cual, habrá que llevarla a consulta inexcusablemente, una vez agotadas todas las medidas posibles para que asista por su voluntad. No olvidar que las personas que padecen estas enfermedades necesitan tratamiento médico especializado.

Piensa que la Psicología puede ser un buen recurso para acceder a  la opinión e información de un profesional especializado en el tema.

Psicóloga Claudia Alberto.