Dormir mejor

Dormir mejor

Dormir mejor ¿Has dormido bien? Esta es una de las primeras preguntas que nos hacemos por la mañana porque dormir bien es una preocupación diaria.

El sueño ocupa casi un tercio de nuestro tiempo, es una parte esencial de nuestra vida y cumple muchas funciones.

Cuando nuestro sueño es reparador, nuestras células se regeneran, nuestro cuerpo y nuestro cerebro descansan, nuestro sistema inmunitario se fortalece, el cansancio desaparece y, por la misma razón, nuestro estado de ánimo mejora.

Dormir bien nos hace más eficientes, nos permite memorizar lo que hemos aprendido durante el día y equilibrar nuestra psique.

Nuestro bienestar y nuestra salud dependen en gran medida de la calidad de nuestro sueño. El 32% de las personas sufren trastornos del sueño.

Dormir bien es esencial; un sueño perturbado o de mala calidad no permite que el organismo se recupere correctamente y puede, con el tiempo, generar trastornos más o menos graves.

Algunas causas de Insomnio

Varios factores influyen en la calidad de nuestro sueño. El insomnio o el mal sueño pueden estar relacionados con el entorno: el estrés, la presencia de ondas magnéticas en un dormitorio, el ruido o una mala ropa de cama alteran nuestro sueño.

Pero también hay otros factores que pueden estar directamente relacionados con nuestro modo de vida: una dieta excesivamente rica y desequilibrada, el consumo excesivo de alcohol o de estimulantes, el trabajo en horario nocturno o el jet lag durante un viaje pueden provocar dificultades para dormir.

Los acontecimientos estresantes también pueden alterar nuestro ritmo de sueño. Generalmente, en pocos días volvemos a recuperar nuestro patrón de sueño habitual, pero si los problemas de insomnio se alargan en el tiempo, pueden afectar nuestra salud y nuestra capacidad de afrontar las actividades de la vida diaria.

Existen medicinas que pueden ayudar a dormir. Si sufre un insomnio grave, tu médico te puede recetar, pero se trata de medicamentos con cierto grado de peligrosidad porque pueden crear tolerancia (y progresivamente necesitaremos una dosis mayor para obtener el efecto deseado) y además son adictivos (Puede llegar el día en que lo necesitemos si o si, todos los días).

Por este motivo, es preferible tratar de adaptar unos hábitos que faciliten la conciliación del sueño, en vez de recurrir a los fármacos.

Ciclos del sueño

Para dormir bien, es importante entender cómo dormimos, cómo funcionan nuestros ciclos de sueño, con la transición del sueño de ondas lentas al sueño REM… ¿Cómo podemos tener un buen ritmo de sueño? ¿Cuáles son nuestras necesidades de sueño, cuántas horas necesitamos?

¿Cuáles son las mejores condiciones para dormir mejor, cómo podemos optimizar nuestros ciclos de sueño? ¿Cómo interactúan con el sueño elementos como la exposición a la luz, la dieta, la temperatura ideal o la elección de la ropa de cama?

Te proponemos algunos consejos para dormir mejor:

  • Mantenga horarios regulares, con horas fijas para ir a dormir, para apagar la luz y por
  • levantaros. Establece un número de horas estable para estar en cama y mira de levantarte siempre a la misma hora aunque no hayas dormido mucho, así conseguiras reestablecer el ciclo de sueño-vigilia.
  • Evita hacer más de una siesta al día y que ésta no dure más de 30 minutos.
  • Haga ejercicio físico todos los días, pero no justo antes de ir a dormir.
  • Utilice el dormitorio sólo para dormir. No lo utilice para comer, ver la televisión o escuchar la radio. Procure que la habitación sea confortable y que no haga ni frío ni calor. Ha de estar a oscuras, y si puede ser, que no haya ningún ruido.
  • Si duermes con una persona que ronca, puede ser necesario dormir en otra habitación durante unos días, hasta que se normalice el sueño. También se pueden utilizar tapones para los oídos.
  • Si tras 30 minutos no logró dormirse mejor, practicar alguna actividad relajante: leer una novela sencilla, escuchar música suave o ver un programa de televisión, pero en otra habitación. No te quedes en la cama preocupado, nervioso o dando vueltas intentando coger el sueño.
  • Es útil bañarse o ducharse con agua caliente, beber un vaso de leche caliente o una infusión, justo antes de irse a la cama.
  • Utilice ropa cómoda para dormir.
  • No comer demasiado para cenar ni os vayáis a la cama justo después de cenar.
  • Evite beber, desde media tarde, bebidas estimulantes como café, té o cola. Evita también el consumo de alcohol, y disminuye el consumo de tabaco.
  • Si se levanta a menudo por la noche para ir al baño, disminuya la cantidad de líquidos antes de ir a dormir.
  • No haga un esfuerzo intelectual intenso antes de acostarse. Intente resolver los problemas que le preocupan antes de ir a dormir.
  • Realizar alguna técnica de relajación con ejercicios de respiración profunda y relajación muscular puede ayudarle a conciliar el sueño.
  • Si toma medicinas que favorezcan la actividad o la micción, intente tomarlas por la mañana.
  • Pregunte al médico si alguna de las medicinas que toma puede estar contribuyendo a los problemas
  • de insomnio.

Consejos para Dormir mejor

Consejos para Dormir mejor del canal:

FisioOnline

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *