Psicología positiva y creatividad

Psicología positiva y creatividad

La Psicología positiva y creatividad, un rápido vistazo a los «puntos fuertes del carácter» revela que la creatividad es uno de esos 24 puntos fuertes.

En concreto, la creatividad es uno de los puntos fuertes del carácter, junto con la curiosidad, el juicio, el amor por el aprendizaje y la perspectiva, que definen la virtud de la sabiduría y el conocimiento. Todas son fortalezas cognitivas que implican la adquisición y aplicación de conocimientos.

En la prueba de los puntos fuertes del carácter, la creatividad se considera sinónimo de originalidad e ingenio y se define como la capacidad de pensar en formas nuevas y productivas de conceptualizar y alcanzar objetivos.

Podemos describir la creatividad como un aspecto de una categoría más amplia de fortalezas, que incluye el ingenio, la originalidad, la inteligencia práctica y la inteligencia callejera.

Creatividad y psicología positiva

En la psicología positiva, una cuestión interesante es cómo la creatividad puede conducir a un mayor bienestar o incluso a la realización. Aquí intervienen tres mecanismos:

El Yo Auténtico – Psicología positiva y creatividad

aquellos individuos que cuentan con la creatividad entre sus puntos fuertes de carácter obtienen un sentido de autenticidad, propósito y significado al ejercer esta fuerza, y encuentran formas de aprender tanta creatividad como sea posible en sus vidas.

La forma de la creatividad depende de nuestra personalidad, puede ser artística, cultural, inventiva, científica o cualquier otro tipo de actividad original.

Puntos positivos – Psicología positiva y creatividad

Encontrar tiempo para incorporar actividades creativas a tu vida puede abrir tu mente a nuevos descubrimientos, que pueden llevarte a nuevos lugares y a nuevas formas de relacionarte con el mundo.

La creatividad, cuando se aprovecha, es beneficiosa para tu bienestar, incluso si la creatividad no es necesariamente uno de tus puntos fuertes.

Flujo – Psicología positiva y creatividad

Cuando los retos se ajustan a las capacidades de una persona, ésta puede entrar en un estado de flujo.

La fluidez es la sensación de inmersión total y de pérdida de la noción del tiempo cuando las acciones se funden con la conciencia.

Esto lo experimentan los individuos a través de una serie de actividades que van desde el arte, el deporte, la música, la ciencia o la invención. El flujo nos lleva a percibir una actividad como agradable.

3 cosas que debes decirte a ti mismo para estimular tu creatividad:

Los errores no son un fin en sí mismos.

A menudo, los errores se consideran fracasos, pero no siempre es así. Un error puede conducir a algo nuevo, a algo bueno.

Puede llevar a otro camino que puede ser mucho mejor que el anterior. Muchos inventores han sufrido muchos fracasos, pero esto les ha permitido perseverar y lograr su objetivo.

Crear espirales ascendentes a través de las emociones positivas.

Otra forma de aumentar tu creatividad es convertir las emociones positivas en un hábito diario.

Sí, es así de sencillo. La mayoría de los acontecimientos que encontramos no son ni positivos ni negativos. Son neutrales antes de que los clasifiquemos según nuestra visión del mundo.

Barbara Fredrickson, psicóloga social, descubrió que cuando elegimos clasificar más acontecimientos como positivos y experimentamos sentimientos positivos, como la alegría y el agradecimiento, experimentamos una espiral ascendente. Esto cambia nuestro rayo de conciencia.

Aquí es donde entra la creatividad, ya que a medida que nuestro mundo se expande nos volvemos más flexibles, innovadores y creativos y somos capaces de ver soluciones que normalmente no veríamos.

Por lo tanto, cultivar las emociones positivas es una forma excelente de aumentar nuestra producción creativa.

è Uno de los ejercicios más eficaces para crear espirales ascendentes sostenibles es un diario de gratitud. Tómate unos minutos cada noche y escribe tres cosas buenas que te hayan ocurrido durante el día.

Practica la plena consciencia – Psicología positiva y creatividad

La creatividad requiere tiempo. Pero nuestra mente puede ser un poco impaciente cuando se trata de producir soluciones.

Esto puede ser una verdadera barrera para la creatividad. La práctica de la atención plena aumenta la autocompasión.

Como el mindfulness es un estado de relajación, observamos nuestras emociones y pensamientos de forma abierta y sin juicios, distanciándonos de la autoconversación negativa y dando cabida a la experiencia del momento.

Practicar la atención plena con regularidad nos permite disfrutar del proceso de la creatividad, en lugar de centrarnos únicamente en el resultado final deseado.

Además, aumenta nuestro nivel de felicidad. Esto significa que es más fácil sentir emociones positivas y ampliar nuestra visión creativa.

Vídeo sobre la Psicología positiva y creatividad

Vídeo sobre la Psicología positiva y creatividad, del canal de:

Maite Valverde de Loyola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.